Insatisfacción crónica

insatisfacciónEmpiezo a trabajar a las ocho de la mañana. No soy más que un reponedor de un supermercado. Si pudiera ser cajero mi vida cambiaría. Eso sí que es un buen trabajo. Todo el día sentado y hablando con clientes.

Vaya agobio. Todo el día escuchando problemas de los clientes. Si en vez de cajero pudiera ser encargado de supermercado todo cambiaría. Me gustaría estar en el despacho, rodeado de papeles y asistiendo a reuniones importantes en la central.

Otra reunión en la central. Vaya caña que nos dan, además estamos todo el día encerrados en un local. Si pudiera trabajar al aire libre sería feliz, disfrutando del sol y de la brisa en la cara, a mi aire, todo el día en la calle.

Llueve otra vez, estoy harto de trabajar en la calle. Cada día es igual. Coge una cámara y haz fotos de manifestaciones, cubre eventos, asiste a cócteles. Odio los cócteles, odio comer canapés, todos son iguales. Si pudiera trabajar tranquilamente en un banco. Yo quiero ser director de una oficina bancaria. Un director respetado…

Trabajar en una empresa con reputación. Fortaleza emocional aplicada.

Hace poco atendí a una mujer con una depresión provocada por su trabajo. Nadie, incluso su marido, entendía cuál era el problema con el trabajo. María trabajaba en una empresa con una reputación excelente. Una empresa por la que algunas personas matarían. Una empresa en la que podías llegar a ser gerente. Una empresa con un plan de carrera espectacular. Una empresa excelente a los ojos de muchas personas excepto para María.

 ¿Quieres saber cuál fue mi consejo? Te animo a que mires el vídeo y te animo, especialmente, a que te plantees algunas preguntas…

Put your focus on the meeting

Comparto una anécdota y algunas claves para tener reuniones más productivas.

Creo que si sumo las horas perdidas en reuniones de trabajo ineficaces a lo largo de mi carrera profesional podría irme de vacaciones un buen par de semanas. Perdemos mucho tiempo en reuniones. Tenemos demasiadas reuniones. Nos reunimos mucho y mal para tratar temas que se podrían tratar de otra manera más efectiva, para escuchar a personas que necesitan sentirse importantes e, incluso, para poder viajar y desconectar del trabajo y de la familia.

Hace unos días, una persona moderó y centró la atención en una reunión. Este es mi pequeño homenaje a la productividad.

Si quieres que tu empresa funcione, mira a las personas

mira las personasTenemos un mal endémico en nuestras empresas que no nos permite ser competitivos y pretendemos arreglarlo dando palos al aire. Nos preocupamos por la retención del talento cuando nada tiene que ver con lo que nos ocurre. Cuando nos preocupamos de retener el talento ya vamos tarde. El talento no se retiene, se le atrae, se le invita y se le muestra lo estimulante que va a ser trabajar conmigo. Luego se cumplen las expectativas que le he generado.

Nos preocupamos por motivar al personal. Nada, otro palo al aire, otro cartucho quemado. No tenemos que motivar al personal, en absoluto. Cuando queremos motivar al personal, de nuevo, estamos haciendo tarde y tirando el dinero. Al personal, con no desmotivarlo cuando empieza a trabajar repleto de ilusiones ya basta. Cualquier euro invertido en motivar al personal es un euro perdido ya que su acción es tan efímera como la niebla en el valle…

Focalízate. Fortaleza emocional aplicada.

La diferencia entre algo ordinario y algo extraordinario está en la pasión por el detalle. Pero… ¿Crees que puedes tener una exquisita pasión por el detalle si estás haciendo dos cosas a la vez? Exacto, si quieres hacer algo extraordinario focalízate en lo que estás haciendo, elimina distracciones y concentra toda tu atención y toda tu pasión en lo que estás trabajando. Podemos hacer varias cosas a la vez, sin duda, pero no con el grado de atención que se merece algo de calidad.

 Además, si me lo permites, al dispersar nuestra atención generamos un  nivel de ansiedad que puede interferir en el resultado final de nuestro trabajo, así, que no lo olvides, en muchas ocasiones, cuando estamos trabajando en varias cosas a la vez, no ganamos, sino que perdemos en calidad de resultado final y en calidad de la experiencia de trabajo.

No discutas nunca

85. no discutas nuncaNo discutas. Discutir es inútil. No sirve de nada. Cuando no se puede debatir, se discute. Cuando no hay argumentos, ni humildad, ni receptividad, ni ganas de entenderse; solo queda una opción: la discusión.

Discuten las personas incapaces de comunicarse. Sí, lo más importante, cuando hablamos de comunicación, es la capacidad para escuchar. Si no somos capaces de escuchar, no somos capaces de comunicarnos bien.

La persona que discute no tiene el más mínimo interés en escucharte. Cuando discutimos estamos demasiado ocupados defendiendo nuestro ego o atacando a nuestro adversario.

No mires el correo antes de ir a dormir

correo dormirCuando miras el correo antes de ir a dormir te estás condenando a pasar una mala noche. Siempre hay alguien, como por ejemplo tu jefe, un compañero de trabajo, un cliente o incluso un proveedor, que mira el correo antes de ir a dormir; y cuando lo mira descubre una urgencia terrible, una incipiente premonición apocalíptica o una patata caliente a punto de explotar.

Claro, ante tal magna desgracia, entra en estado de pánico y pierde completamente la noción del tiempo y del decoro, por lo que decide empezar a enviar mensajes como un poseído a diestro y siniestro. Además a todos y cada uno de sus mensajes les adjunta una buena dosis de ansiedad, pánico y desesperanza; por lo que entran en nuestra bandeja de entrada con una urgencia inimaginable.

Consejos para ser más productivos por las mañanas

Levántate con un propósito. Sí, la clave para levantarte productivo, enfocado y de buen humor está en cómo te vas a dormir. Tenemos diferentes bioritmos, pero el horario laboral penaliza a aquellas personas más noctámbulas… Pero… ¿Sabes qué? Podemos incidir sobre nuestro rendimiento y nuestro bioritmo para ganar productividad por las mañanas. No lo olvides, tenemos que dormir mejor para poder estar despiertos. En el vídeo te cuento como…