Soy Tomás Navarro, un psicólogo que tiene un objetivo claro: sacar la psicología de la consulta y de las aulas y ponerla al servicio de las personas compartiéndola y divulgándola de una manera muy didáctica.

Un día soñé que podía trabajar y vivir en las montañas que tanto amo y al despertar me puse a trabajar para conseguirlo.

Desde La Cerdanya, un valle en el corazón de los Pirineos, escribo. Fortaleza Emocional es mi primer libro, editado con Zenith. Pronto verá la luz mi segundo libro, del que de momento, la única cosa que puedo adelantar es que me ha encantado escribirlo.

En la Cerdanya realizo sesiones en medio de la naturaleza dirigidas a particulares, ya sea andando, pedaleando o esquiando al ritmo que cada persona necesite. Y imparto cursos abiertos en grupo de fortaleza emocional aplicada.

También trabajo con, empresas, deportistas y equipo deportivos. Mi amplia experiencia en empresas me permite diseñar programas de formación a medida de las necesidades detectadas. Empresas y equipos de diferentes países han venido a los Pirineos a formar a sus equipos, a mejorar su rendimiento y a fortalecer las relaciones de sus equipos.

Gracias a mi experiencia en el deporte de alto nivel, a mi espíritu deportivo y a mi formación especializada, puedo aconsejar y preparar programas específicos para ayudar a deportistas y equipos en la mejora de su rendimiento.

Me gusta ver a la gente feliz por lo que además imparto cursos, charlas y conferencias por todo el mundo y colaboro con diferentes medios de comunicación proporcionando claves para conocernos y entender mejor lo que sentimos, pensamos y hacemos.

Puedes leerme cada mes en la revista objetivo bienestar y recuperar mis entrevistas y colaboraciones en televisión, radio y prensa en la hemeroteca de la web.

Mis clientes saben lo duro que es describirse con diez adjetivos, uno de los ejercicios que suelo pedirles y del que hablo en Fortaleza Emocional. Como homenaje a todos ellos comparto las diez fortalezas emocionales que más me han ayudado a ser lo que soy.

 Curioso

Tengo la actitud de un explorador que se maravilla ante cada descubrimiento que realiza. Un explorador es una persona con una mirada curiosa e inquieta que disfruta de aquello que explora sin juzgarlo, sin despreciarlo, tan solo gozando del mero hecho de explorar. Exploro a las personas, lo que sienten, piensan y hacen; pero también exploro nuevos países, nuevas sensaciones y nuevas experiencias.


Valiente

Confío en mi y en mis posibilidades. Si realizas un correcto análisis, una buena planificación y trabajas, no tienes por qué no ser capaz de superar la adversidad y de vencer tus miedos. Tener miedo es normal… Pero eres capaz de mirarlos cara a cara y hacer lo necesario para superarlos. Yo tengo miedos, muchos miedos… Soy humano, padre y esposo. Cuando valoro un riesgo voy más allá del impacto que tendrá solo en mi. No corro ni un solo riesgo innecesario, ni uno solo. Lo confieso, a menudo tengo miedo… pero no tengo miedo del miedo…


Constructivo

Construir va mucho más allá de tener una actitud positiva. Cuando construyes pasas a la acción. No se trata de hacer algo, se trata de hacer algo constructivo, algo con sentido. Quizás valores que tu aportación es insignificante, no importa, aporta algo, construye y haz que el mundo sea un lugar mejor. Intento hacer cosas que me aporten a mi, a las personas que me rodean y al mundo en el que vivo.


Receptivo

Aprendo, continuamente, cada día, de cada persona con la que hablo, nunca dejo de aprender. Adopta una mentalidad abierta y receptiva. Muéstrate abierto a la experiencia y busca retos estimulantes. Aprende de los errores, aprende de otras personas, aprende de lo que te pasa y de lo que no te pasa. Asimila la información que te rodea para poder integrarla y ponerla en práctica cuando lo necesites. Me encanta aprender e incorporar nuevos recursos y técnicas.


Conectado

Nos hemos olvidado de conectar con nuestras emociones y con las de otros. Necesitamos reprender a conectar con nuestro interior. Sólo hay un truco para conseguirlo: escuchar el sabio lenguaje de nuestro cuerpo. Escucha, escúchate, atiende a tu cuerpo. Cuando conectes contigo mismo podrás conectar con otras personas y con tu entorno. Vivo en conexión conmigo mismo, con la naturaleza, con la vida y con lo que me rodea, centrado en vivir el presente y en saborear  todo lo que me brinda la vida.


Compasivo

Para mi la compasión es algo más elaborado que la empatía. Voy un paso más allá ya que además de entender lo que le pasa a una persona, me importa. Compartir y ayudar es un experiencia positiva que reporta mucha satisfacción y bienestar. Vivo en equilibrio. Tengo en consideración las necesidades de las personas que me rodean y las mías. Me importa lo que le pasa a la gente. Sufro con las personas que sufren. Disfruto cuando veo a la gente sonreír.


Perseverante

Persevera. No podemos esperar una vida cual camino de rosas. Las dificultades, los problemas y los contratiempos nos van a poner a prueba continuamente y nos van a alejar y distraer de nuestros objetivos. Las cosas no siempre salen bien a la primera. Si fracasas analiza el motivo, aprende y vuelve al ataque más sabio y con más recursos. Soy perseverante. No confundas mi tenacidad con obstinación. Si algo es difícil tan solo tengo que hacerlo mejor. Te voy a contar un secreto, encuentro la energía para perseverar en la planificación que me guía hacia la consecución de mis objetivos.


Responsable

A menudo evadimos nuestras responsabilidades esperando mágicamente que no se produzcan las inevitables consecuencias de nuestra conducta. Asumo la responsabilidad de mis actos, lo que me conduce a asegurarme bien de mis decisiones y acciones. La responsabilidad no me paraliza, al revés me motiva para esforzarme más y mejor.


Determinado

Somos el resultado de las influencias que tenemos. Pero podemos ser el resultado de nuestra determinación. Vive por objetivos, sabiendo que un objetivo implica un esfuerzo, pero no un sufrimiento. No dejes nada al azar. Define objetivos para tu trabajo, tu tiempo libre, tus relaciones sociales, etcétera. Si no los defines tu, alguien lo hará por ti y posiblemente lo haga peor. Tengo diferentes objetivos vitales y los reviso habitualmente para comprobar que siguen siendo vigentes. Pero no basta con tener unos objetivos claros; después de definir un objetivo, trazo un plan de acción para conseguirlo.


Vital

Disfruta de las oportunidades que te brinda la vida. Busca activamente tu bienestar emocional. Nadie lo va a hacer por ti. La vida está para ser vivida. No espero que el azar enriquezca mi vida; prefiero enriquecerla yo de una manera activa. Aprovecho cada oportunidad que tengo para saborear la vida.


Deportista

El deporte y un estilo de vida activo forma parte de mi esencia e intento practicar deporte cada día.

Desde pequeño me ha interesado el deporte, he practicado diferentes modalidades de atletismo y natación, llegando a competir a en las categorías de élite en Waterpolo y triatlón. A otro nivel he practicado descenso de aguas bravas en kayac y rafting y he bajado miles de veces en mi época de estudiante con clientes el Noguera Palleresa. También he guiado a multitud de clientes por los más bellos barrancos y cañones de los Pirineos. He escalado en roca y hielo a lo largo y ancho de todo el Pirineo y parte de los Alpes. He subido y bajado montañas, algunas de más de 6000 metros. He corrido por las montañas en diferentes retos de ultra-resistencia y he recorrido miles de kilómetros pedaleando en los más bellos senderos. He esquiado en las más bellas cordilleras de Europa, desde España hasta Noruega en cualquier disciplina posible.