Hace poco atendí a una mujer con una depresión provocada por su trabajo. Nadie, incluso su marido, entendía cuál era el problema con el trabajo. María trabajaba en una empresa con una reputación excelente. Una empresa por la que algunas personas matarían. Una empresa en la que podías llegar a ser gerente. Una empresa con un plan de carrera espectacular. Una empresa excelente a los ojos de muchas personas excepto para María.

 ¿Quieres saber cuál fue mi consejo? Te animo a que mires el vídeo y te animo, especialmente, a que te plantees algunas preguntas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s