Acumulamos, acumulamos y acabamos explotando. Bueno no todo el mundo. Hay personas que implotan, personas que aparentemente no hacen daño a nadie, pero que se aíslan, se autocastigan y que comenten conductas de riesgo para ellas mismas.
Pero también los hay que ni explotan ni implotan, personas a las que no se les conoce un enfado, ni un ataque, ni una sola implosión. Podemos aprender a gestionar en vez de aguantar, a vaciar nuestra mochila en vez de cargarla, a poner cortafuegos que eviten que nuestro centro de control emocional pierda el control.
En este video te proporciono una descripción para que puedas valorar si eres de los que explotan o de los que implotan así como herramientas para poder gestionar el día a día sin necesidad de implotar ni explotar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s